Fitosanitarios mitos y leyendas

productos fitosanitarios
Los productos fitosanitarios se utilizan como tratamientos para evitar que en las plantaciones agrícolas sean atacadas por plagas, enfermedades o malas hierbas. De esta manera se consigue una producción más rentable.
Existe una gran variedad de productos fitosanitarios que se utilizan con esta finalidad:

- Insecticidas
- Herbicidas
- Bactericidas
- Fitorreguladores
- Feromonas
- Etcétera

Con la aplicación de los productos fitosanitarios sobre los cultivos agrícolas con el objetivo de incrementar la producción de alimentos más sanos y abundantes. 

Desde 1980 existe legislación que regula este tipo de productos para evitar un mal uso de los mismos, ya que en su composición se utilizan sustancias activas que actúan contra insectos o plagas para proteger los productos vegetales, eliminar los vegetales no deseables como las malas hierbas o eliminar plagas.

De hecho, un uso inadecuado de los productos fitosanitarios puede generar algunos problemas, para evitar esta situación se ha desarrollado un sistema de gestión integrada de plagas lo que permite mejorar la efectividad de estos productos. 

La gestión de la seguridad en este tipo de productos se realiza mediante el denominado registro de productos fitosanitarios vigilado por las autoridades tanto nacionales como europeas, mediante una evaluación científica de los productos. De esta manera se garantiza la protección de la salud de las personas que puedan estar expuestas a estos productos, así como sobre el medio ambiente. 

A pesar de tratarse de productos que requieren de cierto control para evitar incidencias sobre la salud humana, los beneficios son muchos: 

- Su aplicación permite disponer de alimentos de calidad y asequibles a los consumidores durante todo el año. 
- Permite reducir el coste de los alimentos, ya que al haber suficiente oferta de los productos demandados por los consumidores no incrementan su coste.
- También generan beneficios para el medio ambiente, puesto que permiten una agricultura más eficiente, por tanto han permitido conservar los recursos natura-les y reducir la tala de árboles. 

A pesar de la creencia de algunas personas el uso de fitosanitarios supone el uso de productos adecuados a cada tipo de plaga o elemento que es necesario tratar para conseguir una producción más rentable, respetuosa con el medio ambiente y con un elevado nivel de seguridad de la vida humana y animal.